Es importante mantener una buena higiene personal para ayudar a mantener el cuerpo sano y limpio.

Una buena higiene personal implica mantener todas las partes del cuerpo limpias y sanas. Es importante para mantener tanto la salud física como la mental.

En las personas con una higiene personal deficiente, el cuerpo brinda un entorno ideal para que los gérmenes prosperen, lo que lo expone a las infecciones.

En el plano social, es posible que se evite a una persona con una higiene personal deficiente, lo que puede provocar aislamiento y soledad.

Leer más

Hay diversos tipos de higiene personal.

Dental
La higiene dental implica algo más que tener los dientes blancos. Una buena rutina de higiene dental puede ayudar a prevenir problemas como las enfermedades de las encías y las caries. También puede prevenir el mal aliento.

Cuerpo
Varios millones de glándulas sudoríparas cubren el cuerpo humano. Cuando las bacterias descomponen el sudor, el proceso produce cierto tipo de olor corporal.

Lavar el cuerpo ayudará a prevenir la irritación de la piel, así como a eliminar las bacterias que causan el olor corporal. Lavar el cabello elimina la grasa y mantiene a la persona con un aspecto limpio y fresco.

Lavado de manos
Lavarse las manos regularmente es una de las mejores maneras de evitar la propagación de enfermedades contagiosas.

Uñas de los dedos
En las uñas de las manos puede haber restos de suciedad y gérmenes, lo que contribuye a la propagación de las bacterias. Es más fácil que la suciedad y los gérmenes se acumulen bajo las uñas más largas, por lo que mantenerlas cortas puede ayudar a reducir el riesgo de propagación de infecciones.

Higiene menstrual y genital
Es importante cambiar los productos sanitarios con frecuencia y lavarse las manos antes y después de cambiar tampones, compresas o cualquier otro producto sanitario.

Como la vagina se autolimpia, el uso de jabón para lavarla puede causar un desequilibrio de su flora bacteriana natural y provocar infecciones. La vulva (la parte externa de la vagina) sólo debe ser lavada una vez al día con agua y jabón suave.

Enseñar a los niños la higiene
Los padres y los encargados de cuidar a los niños deben enseñarles a mantenerse limpios desde una edad temprana.

Se puede empezar a utilizar pasta de dientes para cepillar los dientes de un niño cuando cumpla los 12 meses de edad. Cuando los espacios entre los dientes de un niño se cierran, es importante empezar a usar el hilo dental.

Animar a los niños a que ayuden a limpiarse tan pronto como sean lo suficientemente mayores es una buena manera de fomentar una adecuada rutina de higiene personal.

Efectos negativos de una higiene personal deficiente
La falta de higiene es un tema delicado, y hablar con una persona sobre ello puede ser difícil. En consecuencia, una persona con una deficiente higiene personal puede quedar aislada de otras personas.

La falta de higiene personal también puede tener consecuencias en el lugar de trabajo. Es más probable que las empresas ofrezcan empleos y promociones a personas que parecen cuidar su salud y su presentación. La higiene personal deficiente puede ser particularmente problemática en el sector de la alimentación.

Botiquín (148)

Higiene bucal (311)

Higiene capilar (184)

Higiene corporal (271)

Higiene íntima (125)

Ocular y óptica (41)

Salud sexual (48)