Una persona dependiente es alguien que necesita el cuidado y la ayuda de otra persona cuando se trata de las actividades básicas de la vida diaria, como lavarse, alimentarse y desplazarse.

La dependencia de los cuidados personales ha sido una de las principales preocupaciones, concretamente en lo que respecta a la comprensión de cómo se puede considerar a una persona como dependiente y el grado de su dependencia.

Leer más

Cuando se cuida a una persona dependiente, debemos esforzarnos por mantener su autonomía en la medida de lo posible. Nunca debemos realizar actividades o tareas que la persona dependiente pueda hacer sin ayuda:

La ayuda debe limitarse únicamente a las actividades que la persona ya no puede hacer sin ayuda. Observar y aprender lo que la persona puede hacer sin ayuda, ayudando sólo cuando sea necesario.

Salvaguardar la privacidad física y emocional de la persona.

Si es posible, permitir que la persona tome sus propias decisiones, tome la iniciativa y asuma responsabilidades, por pequeñas que sean.

Según el nivel de dependencia, cada persona puede necesitar más o menos tiempo para completar una tarea. No se debe apresurar a la persona, ni hacer la actividad usted mismo, sino darle el tiempo necesario para que la haga sin su ayuda.

Ayude a fortalecer la autoestima de la persona y la sensación de ser útil.

  • Elogie mucho a la persona cuando haga algo bien.
  • Proporcione y enseñe a la persona a utilizar ayudas técnicas para que pueda realizar las actividades de forma más independiente.
  • Si la persona no puede realizar una tarea, o parte de una tarea, no la fuerce ni la exponga al fracaso.
  • Establezca y cumpla con las rutinas.

Además, es de suma importancia evaluar el nivel de dependencia de la persona en cada actividad, lo que permitirá comprender la forma en que se debe prestar asistencia a las personas y qué intervenciones son más apropiadas para alcanzar los objetivos de independencia en cada situación concreta.

Los esfuerzos de los estudios con los cuidadores se han centrado en la comprensión de las áreas de autocuidado que suelen estar comprometidas en una persona dependiente.

Las investigaciones concretan en nivel de dependencia (y ayuda necesaria) en las actividades de la vida diaria como bañarse, vestirse, comer, trasladarse de la cama a una silla o ir al baño; las actividades instrumentales de la vida diaria como las tareas domésticas, por ejemplo, ir de compras, gestionar las finanzas personales o el transporte; y las tareas de salud, normalmente relacionadas con la medicación, el tratamiento de las posibles lesiones y la supervisión a cargo del personal.

Ayudas a la movilidad (2)